Employee Theft

Two women looking at a laptop screen

Las pérdidas comerciales por delitos pueden adoptar muchas formas y, lamentablemente, una de ellas es el robo por parte de  empleados. El robo por parte de empleados puede ser problemático para empresas de cualquier tamaño. El robo por parte de empleados puede ocurrir de muchas formas: sustracción, robo, desembolsos fraudulentos, malversación de materias primas o de inventario, o robo de oportunidades comerciales. Las siguientes pautas pueden reducir el riesgo que su empresa puede correr:

  • Supervise las actividades de la caja registradora, para garantizar un funcionamiento adecuado; no permita que los empleados manejen transacciones o ventas para ellos mismos, para sus amigos cercanos ni para familiares.
  • Establezca una política para los empleados que sea muy clara acerca de los descuentos y beneficios complementarios.
  • Supervise la actividad comercial y los patrones de ingresos a lo largo del tiempo, para ver si los ingresos han disminuido durante un período en particular.
  • Mantenga un sistema de inventario preciso y haga que alguien distinto a la persona responsable lo revise periódicamente. 
  • Registre toda entrada y salida de herramientas y equipos.
  • Separe las operaciones de la contabilidad; compruebe todas las transacciones.
  • Mantenga registros precisos sobre los movimientos de efectivo y bienes, desde el momento en que ingresan a su negocio hasta que salen.
  • Ejerza un estricto control de claves de acceso a las instalaciones comerciales, de los almacenes y de las áreas de exhibición. 
  • Reduzca el riesgo de que la mercancía se sustraiga a través de la basura, de cajas vacías, de ventanas y dentro de pertenencias personales; tenga establecido un procedimiento de control que todos el personal conozca y comprenda.
  • Haga que los empleados se estacionen lejos del establecimiento, para reducir el acceso a sus vehículos personales donde puedan esconder bienes sustraídos. Las pertenencias personales de los empleados deben almacenarse en un lugar seguro y con acceso limitado, lejos de mercancías que puedan ocultar fácilmente.

Detener el robo es un esfuerzo de equipo. Hable con los empleados sobre los protocolos de su negocio, para asegurarse de que todos estén en la misma sintonía. Esté abierto a responder a cualquier pregunta o inquietud, elogie a los empleados que se adhieren a los protocolos o que informan sobre problemas de seguridad. Hacer cumplir el reglamento y afrontar la deshonestidad rápidamente puede sentar entre el personal un poderoso precedente.