Se tiene planificado realizar pruebas COVID-19 a la población infractora de la ley dentro de la Institución Correccional para Mujeres de Carolina del Norte Los resultados de pruebas indican un nuevo brote en la prisión

Raleigh

El Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Norte (North Carolina Department of Public Safety, NCDPS), continúa realizando esfuerzos para contener y reducir la propagación de COVID-19 en prisiones estatales, a través de la realización de pruebas a la población infractora de la ley en todo el estado. Esta semana se realizarán pruebas masivas a la población infractora de la ley dentro de la Institución Correccional para Mujeres de Carolina del Norte (North Carolina Correctional Institution for Women, NCCIW) en Raleigh.
 
La realización de pruebas en la instalación entera se llevará a cabo luego de que la semana pasada múltiples infractoras provenientes de una unidad de alojamiento de la Correccional NCCIW, mostraran síntomas de virus; a ellas se les puso en aislamiento de inmediato y se les aplicaron pruebas para detectar el virus, las cuales arrojaron resultado positivo. Al día siguiente, 2 de julio, a todas las 227 infractoras de esa unidad de alojamiento, se les realizó la prueba COVID-19. Los resultados llegaron durante el fin de semana y mostraron que 45 de esas pruebas, arrojaron resultado positivo al virus. 

Las infractoras que dieron positivo fueron separadas y se les colocó en aislamiento médico; las infractoras que arrojaron resultado negativo y que estuvieron potencialmente expuestas al virus, fueron sometidas a cuarentena médica, se les puso bajo observación minuciosa y bajo controles de temperatura dos veces al día. Tales prácticas se realizaron en adherencia a las guías del Centro para el Control de Enfermedades (Centers for Disease Control, CDC) y a las del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (North Carolina Department of Health and Human Services, NCDHHS). 

A fines de abril, alrededor de 90 infractoras de una unidad de alojamiento diferente en la prisión, habían arrojado resultado positivo al virus. Desde que comenzó la pandemia, un total de 887 infractoras, de entre la población infractora de 31,500 personas, han arrojado resultado positivo a la prueba de COVID-19; ahora se presume que un total de 764 se han recuperado, -de acuerdo a los criterios establecidos por el Centro CDC y del Departamento NCDHHS. 

El Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Norte continua ofreciendo una iniciativa que proporciona la realización de pruebas voluntarias COVID-19 para empleados dentro de la División de Correccional de Adultos y Justicia Juvenil (Division of Adult Correction and Juvenile Justice, ACJJ). La iniciativa de realización de pruebas se ofrece en colaboración con el Plan Estatal de Cobertura Médica, las empresas FastMed Urgent Care y LabCorp, proporciona a más de 21,000 empleados de la División ACJJ en todo el estado, la oportunidad de programar una cita privada para hacerse la prueba, en las localidades de FastMed y otras más a lo largo del estado. Hasta la fecha, más de 2,500 empleados han participado en la realización de pruebas a través de este esfuerzo de colaboración.

La División de Correccionales ha tomado más de cuatro docenas de medidas para ayudar a prevenir el surgimiento de COVID-19 en el sistema penitenciario, -y si el virus entra, contenerlo dentro de las instalaciones correccionales individuales para evitar su propagación a otras prisiones. Tales medidas, además de un diagrama mostrando los resultados de la realización de pruebas COVID-19 prisión por prisión, se pueden encontrar aqui.

# # #

This press release is related to: