Proteja su negocio contra el fraude

Man holding four $20 bills

Las empresas no solo son presas de ladrones, también corren el riesgo de ser estafadas por engañadores que intentan comprar mercancía usando métodos de pago fraudulentos. Ya sea que se trate de tarjetas de crédito fraudulentas/robadas, de facturas falsificadas o de cheques sin fondos, consulte los consejos dados a continuación sobre cómo preparar equipos de trabajo y cómo responder eficazmente a quienes intentan utilizar métodos de pago fraudulentos.

Fraude con tarjeta de crédito

Fraude con tarjeta de crédito

Muchas personas utilizan tarjetas de crédito como método preferido de pago. Desafortunadamente, el uso de tarjetas de crédito robadas o falsificadas es una táctica popular entre delincuentes. Usted y sus empleados deben seguir estrictos procedimientos de aceptación de tarjetas establecidos por cada compañía de tarjetas de crédito. Para reducir aún más sus posibilidades de sufrir pérdidas, tenga en cuenta los siguientes puntos: 

  • Coloque junto a la caja registradora una guía de procedimientos para efectuar transacciones con tarjeta de crédito.
  • Instale un teléfono cerca de la caja registradora; ponga a la mano los números telefónicos información de autorización.
  • Archive una copia de los acuerdos de tarjetas de crédito para que puedan recuperarse fácilmente.
  • En caso de discrepancias, haga que los empleados realicen transacciones de crédito iniciales.
  • Protéjase a sí mismo y a sus clientes manteniendo la confidencialidad de las transacciones hechas con tarjetas de crédito. Entregue los recibos de cargo directamente al cliente, o haga que los empleados los destruyan inmediatamente. Los ladrones pueden obtener nombres y números sacando los recibos de la basura; pueden usarlos para estafas fraudulentas de pedidos por correo o por teléfono.
  • Es posible hacer devoluciones de cargos si el tarjetahabiente disputa algún cargo, especialmente en pedidos hechos por correo o por teléfono.

Si no se siente cómodo realizando una transacción, antes de completar la transacción es mejor llamar a la compañía de la tarjeta de crédito y solicitar consejo al personal de seguridad.  Tenga un plan establecido para que los empleados lo apliquen si se produce un robo o uso de una tarjeta fraudulenta. Mantenga la tarjeta sospechosa detrás del mostrador hasta que la compañía de la tarjeta de crédito le indique que la devuelva.

Hay disponibles pautas de precaución especiales en toda compañía de tarjetas de crédito. Manténgase alerta respecto de comerciantes, generalmente vendedores por teléfono, que le piden que usted sea el depositario de las confirmaciones de venta de ellos. Cuando un empleado o propietario de una empresa autorizada ejecuta las confirmaciones de venta de otra empresa, al proceso se le conoce como factorización. En Carolina del Norte, la factorización está estrictamente prohibida.  Lo más probable es que nunca se le acerquen a usted con tal propuesta. De ser así, comuníquese con su banco de inmediato. Si participa en la práctica de factorización, usted será responsable de todas las pérdidas financieras y, si se trata de un fraude, enfrentará un proceso penal.
 

Billetes falsos

Billetes falsos

Los tres tipos básicos de billetes falsos son:

  1. Billetes de baja denominación alterados para que parezcan de más alta denominación (esquinas de billetes de alta denominación pegadas a billetes de denominación más baja).
  2. Fotocopias de billetes auténticos, y
  3. Billetes impresos falsos.

Para evitar aceptar billetes falsos como forma de pago, asegúrese de inspeccionar todos los billetes, especialmente los de denominación alta; encuentre los rasgos distintivos adecuados. Compare dichos billetes con los conocidos de esa misma denominación. Busque diferencias, no similitudes. Las falsificaciones serán menos detalladas, tendrán una apariencia plana y parecerán descoloridas.

Los billetes auténticos siempre se imprimen en papel de seguridad con finas fibras de color rojo y azul incrustadas. No se deje engañar por las líneas de colores impresas en papel.
 

Cheques sin fondos

Cheques sin fondos

Un cheque es una forma de pago escrita, fechada y firmada que le indica a un banco pagar una suma específica de dinero al portador del cheque. Se le llama cheque sin fondos cuando no se puede cambiar por dinero.

Las empresas deben establecer una política sólida sobre el cambio de cheques y publicarla donde los clientes puedan verla fácilmente. Esa política debe incluir la siguiente información:

Monto del cheque - Limite el monto por el cual se puede emitir un cheque para usted, o limítelo al monto de la compra; requerir la aprobación de la administración para cualquier cheque emitido que exceda una determinada cantidad en dólares.

Identificación - La identificación principal para fines de cobranza  es la licencia de conducir o una tarjeta de identificación especial emitida por el estado. 

Cheques locales vs cheques de otro estado - Los emisores de cheques locales son más fáciles de contactar para fines de cobranza. Los tribunales de Carolina del Norte no pueden procesar penalmente a emisores de cheques que sean fuera del estado, a menos que puedan ser contactados dentro de Carolina del Norte.

Otros límites - Especifique otros límites aplicables para que los clientes y empleados los entiendan claramente.

Cargo por cheque devuelto - Cobre una tarifa de procesamiento de cheques devueltos de hasta $20.00 dólares. Todos los cheques deben reflejar con precisión el nombre, la dirección (postal y física), el número válido de licencia de conducir o número de identificación, así como los números de teléfono de casa y trabajo del emisor del cheque. Si esta información no se registra con precisión en el cheque, el empleado debe escribirla claramente en el cheque.

Al aceptar un cheque, también deben tenerse en cuenta los siguientes elementos:

  • asegúrese de que el nombre, la fotografía (o descripción) y la firma coincidan con la mostrada en la identificación del emisor del cheque;
  • las cantidades escritas y numéricas coinciden;
  • la fecha es correcta (no es una fecha posterior);
  • no presenta borrones, alteraciones o anomalías;
  • que no se trate de un número de cheque bajo (las cuentas nuevas pueden ser menos confiables);
  • Cheques locales vs cheques de otro estado (tenga mucho cuidado al aceptar un cheque de otro estado. El emisor debe ser habitante de Carolina del Norte, en caso de que usted necesite contactarlo por motivos de cobranza).

Cheques de dos emisores - los cheques de dos emisores tienen una mayor incidencia de falta de confiabilidad y pueden ser más difíciles de cobrar.