Workplace Violence

La violencia laboral es el acto o amenaza de violencia; va desde el abuso verbal, hasta agresiones físicas dirigidas a personas que están en el sitio de trabajo o en labores.  La violencia laboral, ya sea proveniente de una fuente interna o externa, puede resultar en lesiones físicas graves y en la muerte de los empleados dentro de una variedad de entornos laborales. Hay cinco categorías de violencia laboral, cada una con su propio conjunto de factores de incitación. 

Los factores de incitación son:

  • Robo y otros delitos comerciales;
  • Casos de conflictos domésticos y afecto mal dirigido;
  • Violencia dirigida por empleadores;
  • Situaciones que involucran a fuerzas del orden público o a oficiales de seguridad;
  • Terrorismo y crímenes de odio.

Una de estas categorías de violencia laboral -o todas-, pueden ocurrir en cualquier lugar y entre cualquier tipo de trabajador; los resultados pueden ser fatídicos, o pueden no serlo. Son muchos los factores de riesgo que entran en juego; sin embargo, pueden contribuir a violencia laboral en potencia factores tales como: comercios donde hay intercambio de dinero, donde empleados pudieran estar trabajando solos o aislados, donde el negocio se ubica en áreas de alta criminalidad, donde hay alcohol involucrado o donde empleados entran en contacto con individuos volubles o inestables. 
 

Formas en que los comercios pueden combatir la violencia laboral

Formas en que los comercios pueden combatir la violencia laboral

El mejor elemento que desalienta la violencia laboral es llevar a cabo una evaluación adecuada que evite la contratación de personas con antecedentes de comportamiento violento. Los empleadores deben establecer una política de cero tolerancia para quien amenaza o participa en comportamientos violentos, deben establecer una política que prevea medidas disciplinarias que incluyan hasta el despido del empleado. Estas políticas deben abarcar a todos los trabajadores, pacientes, clientes, visitantes, contratistas y cualquier otra persona que pueda entrar en contacto con el personal de la empresa. Supervisores y empleados deben estar capacitados para identificar señales de advertencia de violencia laboral y cómo prevenirla. Se debe proporcionar un programa de ayuda al empleado para obtener asesoramiento y referencias.

Puede ser un gran recurso empresarial contar con un equipo de manejo de crisis o de evaluación de amenazas.  Este equipo puede evaluar incidentes y ofrecer un mecanismo para que los empleados reporten situaciones amenazantes. 

En el lugar de trabajo se debe ejercer un control de acceso para limitar el flujo de circulación y el número de personas que no son empleados y están presentes en el lugar.  Se debe desarrollar un plan de reacción a la violencia, el cual debe incluir cómo obtener ayuda de emergencia y cómo aplicar medidas de respuesta posteriores al incidente.

Participación de la gerencia/supervisores

Participación de la gerencia/supervisores

El compromiso de la gerencia, incluyendo el respaldo y la participación visible de la alta dirección, proporcionan la motivación y los recursos necesarios para afrontar eficazmente la violencia laboral.

Dicho compromiso debe incluir:

  • Demostrar preocupación organizacional por la seguridad, la salud física y emocional de los empleados.
  • Demostrar un compromiso equitativo por la seguridad y la salud de trabajadores y la de los pacientes/clientes.
  • Asignar responsabilidades por los diversos aspectos del programa de prevención de violencia laboral, para garantizar que todos los gerentes, supervisores y empleados comprendan sus obligaciones.
  • Asignar autoridad y recursos adecuados a todas las partes responsables.
  • Mantener un sistema de responsabilidad para los gerentes, supervisores y empleados participantes.
  • Establecer un programa integral de asesoramiento e información médica y psicológica para aquellos empleados que experimenten o presencien agresiones u otros incidentes violentos.
  • Apoyar e implementar las recomendaciones apropiadas provenientes de los comités de seguridad y salud.

Conozca más consultando el Manual de pautas de prevención de violencia laboral y Programa para trabajadores del sector salud, de cuidados a largo plazo y de servicios sociales, publicado por el Departamento del Trabajo de Carolina del Norte.

 

Participación del empleado

Participación del empleado

Participar y opinar permite que los empleados desarrollen y expresen su propio compromiso con la seguridad y la salud, también les permite dar información útil para diseñar, implementar y evaluar un programa. 

La participación del empleado debe incluir: 

  • Comprender y cumplir el programa de prevención de violencia laboral, así como otras medidas de seguridad y protección. 
  • Participar en procedimientos de expresión de quejas o sugerencias que abarquen inquietudes de seguridad y protección.
  • Reportar incidentes violentos de forma rápida y precisa.
  • Participar en comités o equipos de seguridad y de salud donde se reciben informes sobre incidentes violentos o problemas de seguridad; inspeccionar las instalaciones y responder haciendo recomendaciones de estrategias correctivas. 
  • Participar en un programa de educación continua que abarque técnicas para reconocer las señales de aumento de agitación, comportamiento agresivo o intención delictiva; analizar las respuestas apropiadas.

Conozca más consultando el Manual de pautas de prevención de violencia laboral y Programa para trabajadores del sector salud, de cuidados a largo plazo y de servicios sociales, publicado por el Departamento del Trabajo de Carolina del Norte.

Active Shooter Preparedness

Active Shooter Preparedness

Active shooter incidents are often unpredictable and evolve quickly. During an active shooter situation, it is up to all parties involved to be prepared and respond in an appropriate manner.

 

Derechos del trabajador

Derechos del trabajador

Los trabajadores tienen derecho a:

  • Laborar bajo condiciones que no supongan el riesgo de sufrir daños graves.
  • Recibir información y capacitación (en lenguaje y vocabulario que el trabajador comprenda), sobre los peligros del lugar de trabajo, los métodos para prevenirlos y las normas del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (National Institute for Occupational Safety and Health, OSHA) que se aplican a su lugar de trabajo.
  • Revisar los archivos sobre lesiones y enfermedades relacionados con el trabajo.
  • Presentar una queja solicitando al Instituto OSHA que inspeccione su lugar de trabajo si el trabajador cree que existe un peligro grave, o si cree que su empleador no está siguiendo las reglas del instituto OSHA. El instituto OSHA mantendrá confidencial la identidad de todo trabajador.
  • Ejercer sus derechos bajo la ley sin temor a represalias, incluyendo reportar una lesión o plantear inquietudes de salud y seguridad ante su empleador, o ante el Instituto OSHA. Si un trabajador ha sido objeto de represalias por aplicar sus derechos, debe presentar una queja ante el Instituto OSHA lo antes posible, a más tardar en 30 días.

Para obtener información adicional, consulte la página Web del Instituto OSHA.

Cómo comunicarse con el Instituto OSHA. Bajo la Ley de Salud y Seguridad Ocupacional de 1970, los empleadores son responsables de proporcionar lugares de trabajo seguros y sanos para sus empleados. El papel del Instituto OSHA es ayudar a garantizar estas condiciones para todo trabajador estadounidense, estableciendo y haciendo cumplir estándares y proporcionando capacitación, información educativa y asistencia. Para obtener más información visite la página Web www.osha.gov o bien, llame al Instituto OSHA marcando el 1-800-321-6742 (1-800-321-OSHA); para acceder al sistema TTY para personas con dificultades de auditivas: 1-877-889-5627.
El texto anterior se tomó de la siguiente página Web.